¿Estás pensando en realizarte un tratamiento de blanqueamiento dental?

¿Qué es?

El blanqueamiento dental es un tratamiento dental diseñado para eliminar el tono amarillento, grisáceo, y/o las manchas externas de nuestros dientes, que son el resultado de la exposición a agentes como el tabaco y los alimentos con alta pigmentación. Estos componentes a menudo penetran y se depositan en nuestra dentina, lo que da lugar a este color tan indeseado.

A estas manchas se las conoce como tinciones dentales y en uno de nuestro anteriores posts te contábamos todo lo que debías saber sobre ellas. Haz click aquí para conocer las más comunes.

¿En qué consiste el tratamiento?

El protocolo de blanqueamiento dental que seguimos en nuestra clínica utiliza una combinación de tecnología LED y gel blanqueador a base de peróxido de hidrógeno. Lo primero es aplicar el gel, que penetra hasta nuestra dentina a través de los poros del esmalte. Allí, descompone todos los elementos orgánicos que causan la decoloración de nuestros dientes y desprende pequeños componentes que reflejan la luz, consiguiendo un efecto blanqueador. La LED sirve para acelerar el proceso y activar este gel.

Utilizamos los mejores equipos para todos nuestros tratamientos, en este caso la Lámpara Philips Zoom, una de las lámparas más punteras y siempre con un gel de uso exclusivamente clínico, una combinación que garantiza aún más el éxito del tratamiento.

¿Puedo someterme a un blanqueamiento dental si tengo problemas bucales?

Nuestra prioridad es la salud de tu boca y un blanqueamiento dental puede no ser aconsejable en ciertas situaciones. Si estás embarazada, o si tus dientes aún no han desarrollado el esmalte completamente, como en el caso de adolescentes, lo mejor es que esperes para realizarte un blanqueamiento.

Mitos sobre el blanqueamiento dental

❌El blanqueamiento dental produce sensibilidad. En realidad, esta afirmación es correcta pero con un matiz muy importante: esta sensibilidad desaparece tras unos días. El blanqueamiento dental produce las mismas molestias que una limpieza dental. Además, no todos los pacientes la experimentan.

El blanqueamiento daña el esmalte. El blanqueamiento es el resultado de una reacción química en la dentina y no es abrasivo, por lo que no te tienes que preocupar por tus dientes. Tu dentista hará un diagnóstico del estado de tu boca y aplicará el tratamiento adecuado para garantizar el estado de tu esmalte. Las encías y lenguas tampoco se ven perjudicadas por el blanqueamiento, ya que se protegen en todo momento.

Se puede conseguir un tratamiento dental casero. Circulan por la red muchos trucos para blanquear nuestros dientes de forma natural, como el uso de bicarbonato o limón. Hay personas que incluso han intentado blanquear sus dientes con carbón activo. Tanto el bicarbonato como el carbón activo y el limón, a diferencia de los componentes utilizados por tu dentista, sí son abrasivos por su alta acidez y pueden estropear nuestro esmalte. Importante: no te sometas a tratamientos blanqueadores sin la supervisión de tu dentista. Otros tratamientos de venta libre en el mercado no obtienen resultados y pueden ser perjudiciales para tus dientes. No te la juegues y acude a los profesionales.

Pero… ¿cómo lucirá mi sonrisa?

Resultados reales en nuestra clínica:

Os enseñamos un antes y después de varios de nuestros pacientes tras someterse a un blanqueamiento dental. En una sola sesión podemos aclarar has cuatro tonos sus dientes y difuminar considerablemente las manchas de los dientes. Se tratan de resultados visibles pero muy naturales:

¿Estás pensando en someterte a un blanqueamiento dental?

Consulta a tus expertos en estética dental.