Las maloclusiones son, por definición, la incorrecta alineación de los dientes. Esta puede ser consecuencia de la relación entre mandíbulas o entre mandíbulas y dientes. Además de resultar antiestéticas, las maloclusiones son un tipo de mordida que producen otros problemas derivados:

  • Dolor de cabeza
  • Desgaste dental
  • Problemas en el desarrollo del habla o respiración
  • Mala higiene que deriva en…
  • Caries
  • Gingivitis
  • Etc.

¿Conoces todos los tipos de maloclusiones?

Mordida cruzada

maloclusiones mordida cruzada

En una mordida alineada, los dientes superiores sobresalen por delante y por fuera (en caso de los dientes posteriores) de la arcada inferior. La mordida cruzada un tipo de maloclusión que se caracteriza por unos dientes superiores que quedan por detrás de los inferiores. En otras palabras, la arcada superior es más estrecha que la arcada inferior.

Apiñamiento

Es un problema de alineación de los dientes cuando no hay suficiente espacio en el hueso para albergar todas las piezas dentales. Por eso, los dientes “se apiñan”. Es decir, los dientes aparecen montados entre sí o sufren problemas de alineación (dando un aspecto de dientes girados).

Uno de los principales problemas del apiñamiento es la higiene dental, puesto que existen zonas de difícil acceso para el cepillo dental. Por eso, es muy común que exista una acumulación de placa que deriva en gingivitis, periodontitis, etc. Además, por la mala posición, es posible que la mandíbula se vea afecta por no repartirse la tensión y carga de masticación por igual en todos los dientes.

Desviación de la línea media

Cuando las líneas medias superior e inferior no coinciden entre sí, se debe a maloclusiones dentales que pueden englobar apiñamiento, diastemas, desgaste de los dientes, ausencias dentarias, etc.

Prognatismo

El prognatismo es una extensión o protrusión del maxilar inferior (mandíbula) que provoca que el mentón sobresalga excesivamente. En algunos casos, el maxilar inferior puede llegar a adelantar al superior.

Este tipo de anomalía afecta a la proporción de nuestra cara, pero no se trata solo de un problema estético. El prognatismo muy a menudo suele de dolores de de cabeza y mandíbula. También puede llegar a alterar la manera de hablar, presentar problemas para masticar o respirar.

Mordida profunda

maloclusiones, mordida profunda

La mordida profunda es un tipo de maloclusión en el que existe una sobremordida aumentada. Esto causa que los dientes de la arcada superior queden mucho más adelantados que los superiores.

Debido a que la tensión y la masticación no se reparte de manera equitativa y correcta, pueden surgir enfermedades periodontales por los problemas de presión así como problemas de bruxismo.

Mordida abierta

La mordida abierta es una maloclusión y alteración facial que se caracteriza por la incapacidad para cerrar los dientes frontales o posteriores. En otras palabras, los dientes de la arcada inferior y superior no hacen contacto con sus antagonistas. Puede ocurrir en los dientes anteriores (delanteros), que es el caso más común, o posteriores (traseros).

Este tipo de maloclusión puede estar causada por factores como chuparse el pulgar o el uso de chupete durante la infancia, así como empujar los dientes con la lengua o respirar por la boca.

Mordida en tijera

Mordida en tijera

Se trata de una alteración oclusal que se caracteriza porque las muelas superiores quedan excesivamente por fuera de las inferiores. Este tipo de maloclusión provoca que no contacten las caras oclusales al morder. Por esta razón los pacientes con mordida en tijera presentan problemas para masticar de una manera correcta.

¿Tienes dudas? ¡Consulta a nuestros expertos en ortodoncia!