¿Por qué y cómo usar el hilo dental?

El hilo dental se trata del gran olvidado en nuestra higiene bucal. Su uso no está tan adaptado en nuestra rutina como el cepillado a pesar de sus beneficios. Y es que se estima que solo el 10% de la población utiliza esta solución a nuestros problemas de higiene. En el blog de hoy te explicamos porqué y cómo debemos usar el hilo dental e incorporarlo en nuestra rutina diaria de higiene bucal.

Beneficios del uso de hilo dental

Elimina la placa dentobacteriana

La placa dentobacteriana suele acumularse en la línea de la encía, surcos de los dientes (especialmente en las muelas) y en los espacios interdentales. Y… ¿sabías que el espacio interdental concentra el 40% de la superficie de los dientes? Si olvidas tu hilo dental, solo estás limpiando un poco más de la mitad de tu boca.

Combate el mal aliento

Los restos de comidas que se acumulan en nuestros dientes sufren un proceso de descomposición que puede dar lugar al mal aliento. Eliminando los restos de comida, conseguimos evitar este factor.

Disminuye el riesgo de caries y ayuda a prevenir gingivitis y periodontitis

Al utilizar el hilo dental, eliminamos los restos de comida que son el caldo de cultivo de bacterias que causan caries y otros problemas dentales relacionados con la acumulación de placa.

hilo dental

¿Cuál es el modo correcto de utilizarlo?

Como la acumulación de placa puede provocar caries y enfermedades de las encías, se recomienda el uso diario normalmente por la noche. Sigue estos pequeños consejos para una correcta limpieza con hilo dental:

  • Toma unos 30 cm de hilo, enrolla la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular, dejando 3 o 5 cm de hilo para trabajar
  • Sostén el hilo tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslízalo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes
  • Curva el hilo suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose de que pase por debajo de la encía. Nunca golpes ni fuerce el hilo, ya que puede cortar o lastimar el delicado tejido gingival
  • Utiliza secciones de hilo limpio a medida que avanza de diente en diente
  • Para extraer el hilo, utiliza el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba y alejándolo de los dientes

Si es la primera vez que utilizas el hilo dental, es probable que se produzca un pequeño sangrado. No hay que alarmarse porque es algo normal. La limpieza con hilo dental requiere práctica y conforme vayas aprendiendo, estos sangrados acabarán desapareciendo.

En este vídeo, la Dra. Patricia Torío nos explica como realizar una correcta limpieza con hilo dental:

Aprovechamos para decirte que… ¡tampoco te olvides de la lengua! Cuida tu higiene interdental y lingual y… ¡presume de sonrisa sana!