Incrustaciones dentales

Rehabilitación de piezas dentarias

Reconstrucción completa por fracturas o desgastes

Las caries dentales se manejan de diferentes modos. Lo más importante siempre es la prevención, pero si la caries aparece hemos de hacerla desaparecer. En los casos más leves y siempre que podamos optaremos por la reconstrucción de nuestros propios dientes, evitando quitar nuestras piezas dentales originales siempre que podamos.

Otras ocasiones en las que necesitamos incrustaciones es cuando se producen fracturas dentales o desgastes.

En este sentido la odontología conservadora y restauradora nos ofrece grandes posibilidades con diferentes grados de complejidad atendiendo al tamaño de la caries o parte del diente afectada, la zona, y el caso concreto.

¿Qué son las incrustaciones?

La incrustación dental es un tipo de restauración que consiste en un recubrimiento y cuya función es la de preservar la estructura sana que quede de un diente.
Se diseñan con paredes divergentes hacia las paredes exteriores de la cavidad. Los suelos se dejan planos para hacer estable el apoyo de la restauración. Por último, los ángulos se redondean para aumentar la resistencia del diente a reparar.

¿Qué materiales se utilizan?

Las incrustaciones se usan en la parte posterior de la boca y los materiales a utilizar varían dependiendo de la cantidad de diente a restaurar y de cuál sea la zona afectada. Existen incrustaciones estéticas que utilizar materiales similares en color al del diente natural. En otras ocasiones se usan materiales muy resistentes pero poco estéticos, pero esto cada vez está más en desuso.

¿Cuál es la diferencia con los empastes?

La incrustación dental es un tipo de restauración dental indirecta. Esto quiere decir que no que se realizan fuera de la boca, en el laboratorio dental siendo hechas a medida, para luego ser cementadas en boca.

¿Sientes molestias en tu boca?

Otros tratamientos

DE REHABILITACIÓN ORAL

Razones para elegirnos

Pide cita ahora